EMPEZAR

BLOG

Cómo crear mi Elevator Pitch

beth casaponsa bethtv mdb speakers Jan 18, 2023
 

¿Estás buscando cómo consolidar tu marca?

¿Cómo brillar con luz propia y conectar con la audiencia?

En este post aprenderás el impacto que tiene un buen Elevator Pitch o discurso de ascensor para tu presentación personal y cómo lo puedes crear en 3 sencillos pasos. Te lo explico con algunos ejemplos para que, en tan solo 30 segundos, puedas mejorar tu branding e impactar a tu audiencia.

Tú tienes un mensaje, tú tienes un producto, tú tienes un servicio, tú eres una mujer emprendedora o autora, líder de una comunidad y tienes que conectar. Tienes esos 30 segundos que te dan, que a veces tocan la campana cuando pasan, para hacer tu Elevator Pitch.

Quédate porque vas a descubrir cómo crear un Elevator Pitch que realmente conecte y te consolide como profesional.

¿Te ha pasado alguna vez que te han dado 30 segundos para presentarte y sabes que has fallado?

Mientras vas hablando, dentro de ti hay esa vocecita que va hablando al mismo tiempo que tú vas hablando, y te va diciendo que no, que no lo estás haciendo bien.

Vamos a preparar tu Elevator Pitch, vamos a preparar esos 30 segundos, esa primera imagen, vamos a prepararlo juntas.

En la feria de Mujeres Dreams Boss, la feria virtual del libro de Mujeres Dreams Boss que hemos celebrado (la de Barcelona, la de New York, la de Miami y vienen muchas más) a las autoras les damos 30 segundos para presentarse y aquellas que saben hacerlo, aquellas que saben abrir con una pregunta, aquellas que saben conectar usando sus brazos, a pesar de hacerlas virtualmente en Zoom, aquellas que saben cómo liderar esos 30 segundos, conectan con la audiencia, venden sus libros, crean su propia comunidad más grande que la comunidad donde nos estamos reuniendo ahora.

Te pido que sigas leyendo si tu objetivo es consolidar tu marca, brillar con tu propia luz y conectar con la audiencia. Juntas vamos a crear tu Elevator Pitch.

¿Qué es el Elevator Pitch?

El Elevator Pitch son esos 30 segundos que te dan para que te presentes.

A veces es un networking presencial, a veces es un networking virtual, a veces es una entrevista vía Zoom.

Sea como sea, la realidad es que tienes ese primer momento, que es muy breve y que normalmente es de 30 segundos, en el que tú tienes que explicar, no solamente quién eres, cuál es tu pasión, cuál es tu propósito de vida, sino también aquel producto, aquel servicio, aquel libro que tú quieres que ellos conozcan de ti.

Es muy importante tener claro el Elevator Pitch, tenerlo preparado, tenerlo tatuado en la memoria, para que puedas darlo de forma rápida y, si es necesario, tener más de uno en función de las circunstancias en las que te encuentres.

El Elevator Pitch va a consolidar tu marca personal, te va a posicionar como profesional. Se va a transformar en resultados porque la gente va a crear una relación de confianza contigo.

Entonces, sí va a querer ser parte de tu comunidad, si va a querer leer tus libros, si va a querer comprar tus servicios, tus productos, tus cursos, aquello que tú provees ¿Por qué? Porque en esos 30 segundos tú lo has enamorado, lo has captado, has conectado con esa persona, has conectado con tu audiencia.

En muchas ocasiones, cuando hablamos del Elevator Pitch, solemos concentrarnos en cómo tiene que ser la estructura de esos 30 segundos (y hoy te lo voy a explicar) pero debes tener presente que no es lo único importante. Hay todo un entorno que hace que ese Elevator Pitch sea un éxito y te estoy hablando de tus gestos, de cómo te mueves, de cómo te vistes, de cómo te arreglas, de cómo conectas con tu mirada, con tu inflexión y tono de voz, con tus silencios…

Tú tienes que empoderarte, tú debes tener toda tu energía dispuesta a que esos 30 segundos sean tuyos.

Probablemente ya sabrás que nací en Barcelona y vine a vivir a Estados Unidos y que he vivido en diferentes estados. Ahora resido en Indianápolis, pero los primeros años de llegar a Estados Unidos (2015) viví en Florida. Una amiga de la comunidad latina (que no recuerdo si nació en México o es primera generación de Estados Unidos) y que habla español e inglés muy bien, me invitó a un networking americano, todo en inglés (mi nivel de inglés era un nivel mucho peor del que es hoy, por lo tanto, era muy malo) y me acuerdo de que ella no llegó hasta mucho después de que el networking empezara. Cuando llegué, la estuve buscando por todos lados, pero no di con ella y tenía que entrar, el evento iba a empezar. Yo no sabía que era un networking, no tenía ni idea de a lo que ella me había invitado.

Entré, pasé todo el dolor de barriga y todos los nervios que te puedes imaginar. Era un grupo de 100 mujeres que se reunían (y se reúnen aún) una vez al mes para hacer networking, para hacer negocios, para apoyarse unas a otras.

Y en ese networking daban el micrófono a cada una de las 100 mujeres y tenías 30 segundos para explicar quién eres. En ese entonces yo no sabía ni quién era yo ni que podía explicar en 30 segundos. Captar su atención para que compraran mis servicios, mis productos, leyeran mis libros, no era una posibilidad.

Perdí esos 30 segundos, que me parecieron 30 horas, y los perdí diciendo ni sé qué. Gracias a Dios, pude borrar eso de mi memoria, porque pasé una vergüenza terrible. Mi amiga, de hecho, no llegó hasta mucho más tarde y corrió, se sentó a mi lado, me preguntó si me gustaba el lugar, si me gustaba la gente, el ambiente, ... Y yo pensé ¿Si supieras que acabo de pasar los peores momentos de mi vida?

Pero ¿qué pasó?

Pasó que volví a ir al mes siguiente y el otro mes y empecé a ver como daba resultados, como esas personas conectaban conmigo, como esas personas se convertían de desconocidos a clientes.

En ese momento descubrí el poder del networking y, con ello, el poder de esos 30 segundos que yo tenía el micrófono para explicar quién era y qué podía hacer para cada una de esas 100 mujeres y para explicarlo de una forma tal que se olvidaran de las otras 99 y se acordaran de mí, al punto que cuando terminaran el networking, vinieran y quisieran conectar conmigo.

Y eso es lo que vamos a hacer hoy aquí, vamos a crear un Elevator Pitch de 30 segundos, poderoso, que realmente transmite el mensaje correcto.

Estructura del Elevator Pitch

El Elevator Pitch tiene una estructura muy sencilla:

  1. Problema
  2. Solución
  3. Llamada a la acción

Como empieces es la clave de que te escuchen el resto de los 30 segundos, de que te crean el resto del Elevator Pitch.

A mí me gusta mucho empezar con un problema o empezar con una pregunta "¿sabías que...?", ¿Te ha pasado alguna vez que...?" y allí doy el problema que yo soy capaz de solucionar, que mi producto soluciona.

Ahora escribe,

  • ¿Cómo vas a empezar para impactar desde el primer momento?
  • ¿Cuál es el problema que tú estás ayudando a resolver?
  • ¿Qué es lo que quieres solucionar para ellos?
  • ¿Qué obstáculos, qué miedos tú vas a solucionar con tu producto, con tu servicio, con tu libro, con tu curso?

Escríbelo y créalo en formato de pregunta o de frase contundente para que puedas empezar diciendo algo que capte la atención de todos. Cuando tengas tu atención, es tiempo de abrir tu corazón para que confíen en ti, de que realmente puedes solucionar ese problema, de que realmente, si ellos confían su futuro en ti, confían en su tiempo, su dinero, tú vas a solucionar y para ello necesitas explicar una historia. Lo primero que yo he hecho hoy es compartir ese miedo terrorífico que pase en Florida en mi primer networking.

Tú tienes que hacer lo mismo. Tienes 30 segundos, cuando hayas abierto con tu gran pregunta o con tu gran frase, con el problema.

Ahora gánate su confianza. En inglés se llama Trust. Es una palabra muy poderosa para el idioma inglés, confianza. Ahora explícales por qué tienen que confiar en ti. explícales tu historia, explícales de dónde vienes, explícales que te pasó. Comparte lo que tú les ofreces, ese método, ese producto, ese servicio, desde una perspectiva de experta. Ya casi estás acabando los 30 segundos y ahora tienes que cerrar.

Hemos visto el problema, hemos visto tu solución, quién eres tú y ahora vamos a ver los resultados y la urgencia.

Tienes que cerrar con urgencia. Tienes que darles un deadline, una fecha límite, un momento en el que eso ya no va a ser así.

Tienes que ponerles prisa de por qué tienen que poner solución a su problema en este momento.

Puedes compartir números, puedes compartir testimonios, pero tienes que cerrar siempre, siempre, siempre, con un Call To Action, con una llamada a la acción. Por ejemplo, “hoy tienes la oportunidad de…”:

  • trabajar conmigo uno a uno
  • leer mi libro
  • cualquiera que sea el producto que tú estás haciendo en ese momento, un producto que tú estás compartiendo

Ha sido sencillo, ¿verdad?

Perfecciona tu Elevator Pitch

Escribe el Elevator Pitch, practícalo y memorízalo.

Ahora que ya has escrito tu Elevator Pitch, repásalo y comprueba dura 30 segundos como máximo. Ten en cuenta que en la realidad vas a hablar más lenta y vas a tener la sensación de que te tocan la campana o de que se terminaran los 30 segundos y que todavía te quedan cosas por decir. Si te quedas en 25 segundos, mejor, así te da a ti un margen.

Llegó en momento de practicarlo. Practícalo enfrente de un Zoom, en un audio, en tu móvil, grábate a ti misma y escucha tu tono de voz. ¿cómo puedes hacer mejores las inflexiones de tu voz? ¿Qué dice tu lenguaje corporal?

Si no quieres grabarte, puedes hacerlo frente al espejo. Háblale al espejo hasta que te convenzas de que lo estás haciendo bien, de que, a pesar de haber unas circunstancias, un momento de dudas, de presión, un imprevisto, tú vas a hacerlo bien porque tú estás preparada para ello, esta es tu carrera profesional y esta es tu misión de vida.

Hay veces que vas a los networkings y hay gente que va con el papel y lo lee, y no es incorrecto, está bien, porque lo que dice tiene coherencia, porque lo ha trabajado. Pero ahora imagínate si no estaría mucho mejor, si se lo creyera hasta el punto de que lo hubiese memorizado. Si se lo creyera al punto de que se hubiese preparado esos 30 segundos y te los estuviera diciendo de corazón.

Le creerías más que si le vieras leyendo el papel, a pesar de que lo haga muy bien. Te animo a que hagas lo mejor que puedas, lo mejor de tus 30 segundos y la próxima vez que tengas la oportunidad, equivócate.

Así es como todos avanzamos.

Yo soy una persona muy perfeccionista, es un desastre lo perfeccionista que soy porque me priva de hacer mucho. Tengo que, constantemente, entender y aceptar que me tengo que equivocar para avanzar.

No te pongas estas barreras, no lo hagas. No pierdas tiempo, equivócate. Hazlo, comparte tu Elevator Pitch y la próxima vez lo harás mejor. Mejora, aprende, fórmate constantemente y algún día dirás, cuando comparto mi Elevator Pitch es el mejor momento de todos, porque es el momento en que conecto, es el momento en que, de forma rápida, yo comparto aquello que tengo para solucionar sus problemas.

El mundo necesita escuchar tu mensaje.

¿Quieres saber más de cómo crear tu Elevator Pitch?

No dejes pasar la oportunidad y apúntate al webinar gratuito Cómo crear tu Elevator Pitch

 

SUSCRÍBETE

Súmate a la Comunidad Internacional Mujeres Dreams Boss